Modelismo » Tanques recuperadores. Técnica de los pasteles a la tiza. »


Modelismo Avanzado


Tanques recuperadores. Técnica de los pasteles a la tiza.







Texto y Maqueta: Ernesto Navarro

El tanque recuperador Bergepanther – Versión Inicial


Siguiendo nuestros artículos de blindados que participaron en diversos conflictos del siglo XX, presentamos uno de los primeros recuperadores de tanques que se usaron en la Segunda Guerra Mundial. Nos estamos refiriendo al Bergepanther versión inicial, variante del conocido tanque medio alemán Panther, considerado como el mejor blindado de las divisiones germanas que participaron en ese conflicto.
Recordemos que el tanque Panther fue la respuesta alemana a la aparición del no menos famoso tanque ruso T 34, verdadera pesadilla de las divisiones panzer, y en gran medida responsable de la derrota de Alemania en el frente ruso.
El revolucionario diseño del T 34 obligó a los ingenieros germanos a replantearse el esquema de construcción de sus tanques y desarrollar uno capaz de enfrentar en condiciones ventajosas a su oponente ruso.
La aparición del Panther en la famosa batalla de Kursk, donde se libró la lucha de blindados más grande de la historia, demostró que la respuesta alemana había llegado tarde.
En esta batalla, las divisiones panzer perdieron la iniciativa en la guerra comenzando su retirada, que terminaría en Berlín, y demostró la importancia crucial de tener vehículos recuperadores de tanques en el campo de batalla.
En efecto, un gran número (casi la 4/5 parte) de los nuevos tanques Panther se perdieron por fallas mecánicas y debieron ser abandonados por sus tripulaciones casi sin combatir. En el primer día de combate, de 200 tanques Panther que iniciaron la ofensiva, sólo estaban disponibles 40 al finalizar el mismo. Esto se debió al hecho de que el citado tanque había sido enviado al combate sin el debido tiempo de prueba para evaluar sus posibles fallas, situación común en nuevos diseños.
La urgente manera de resolver la situación de recuperar un tanque de 45 Tn, como el Panther, fue ordenar la construcción de recuperadores utilizando la batea del mismo. A tal efecto se ordenó que el 4% de la producción de los Panther fueran blindados sin torreta, a los que se añadirían elementos mecánicos a los efectos de efectuar reparaciones de emergencia o, en su defecto, remolcar el tanque averiado fuera de la zona de combate para su recuperación.
Este fue el origen del primer recuperador de la familia Panther, el Bergepanther versión inicial, en estado operativo desde octubre de 1943. Estos recuperadores sumamente elementales se fueron perfeccionado durante el conflicto hasta llegar a modelos muy similares a los que actualmente se encuentran en servicio en las fuerzas blindadas modernas, que presentaremos en otros artículos.

El modelo aquí presentado fue construido por la fabrica MAN, y se fabricaron 12 unidades (Nºs de serie 120125 al 120137), sobre bastidores del modelo Panther Ausf D , sin torre de combate, con una cubierta de madera sobre el anillo de la torre y una lanza de remolque (que se visualiza en la parte superior trasera de la batea), que se enganchaba, tanto al frente como a la parte posterior, de otro Panther.
En el interior del Bergepanther se llevaba todo tipo de herramientas para realizar reparaciones de emergencia, y sobre la batea se reforzaba la provisión habitual de secciones de orugas de repuesto, discos de rodamiento, vigas de madera para desempantanar blindados bloqueados por el barro, lanzadera de remolque, cadenas, bidones de combustible, y todo tipo de elemento útil para cumplir con su tarea de auxilio.
Para su defensa, el Bergepanther sólo contaba con una ametralladora MG 34, montada en la parte frontal derecha del blindado, no visible en la maqueta por tener su compartimiento cerrado. En modelos posteriores se le llegó a montar distintos tipos de cañones de 20 mm . para mejorar la misma.
Sobre su cubierta está representada la figura de un suboficial de la fuerzas panzer, con uniforme estival de fajina de color gris verdoso y birrete negro.

 







 

LA MAQUETA

Técnica de pasteles a la tiza.

La maqueta presentada es un trabajo en “scracht”, sobre la base de una maqueta del Panther Ausf D, de la firma Italeri, por cuanto el modelo en cuestión no existe comercialmente.
Para la confección del modelo se usaron los planos y dibujos de la firma polaca Trojca, que publicó varios tomos sobre las diferentes variantes de la familia del Panther.
La tapa que cubre el anillo de la torre fue realizada con madera balsa, de la misma manera que las dos vigas laterales, que se usaban para desbloquear tanques empantanados.
La lanzadera está hecha con plástico y madera, y la cadena frontal es un producto común de artesanías. La tela de enmascaramiento es gasa medicinal, las rejillas de la ventilación de los motores es tela de tul pintada, y el resto de los elementos agregados provienen de sobrantes de otros kits.
De las opciones que presenta la maqueta, se eligió la que tiene “Zimmerit”, que era una pasta antimagnética que aplicaban los alemanes a algunas partes de sus blindados, en especial su contorno, y que se dejó de usar a fines de 1944.
Lo que puede resultar novedoso para el modelista es el pintado y envejecimiento del blindado.
Todo el trabajo se realizó con pinceles, utilizando pintura acrílica y pasteles a la tiza.

El pintado de base se hizo mezclando pintura acrílica blanca, marrón siena y ocre hasta obtener el amarillo oscuro -usado por los alemanes después del año 1943-, como color de base de todos sus vehículos, que reemplazó al famoso “gris panzer”. El motivo del cambio fue doble, por un lado el gris era un color muy oscuro para el paisaje ruso, lo que hacía muy visible la silueta de los vehículos, y por el otro el amarillo oscuro era un color de base muy apropiado sobre el cual agregar otros tonos de pintura para camuflar, según el terreno de combate.
Para ello se dotaba a las unidades de barriles de 200 kilos de pasta de color marrón rojizo y verde oscuro, que cada unidad aplicaba sobre el vehículo según su necesidad de enmascaramiento.
Esto hizo que, a partir de 1943, no hubiera prácticamente dos vehículos alemanes pintados igual, en gran contraste con el hasta entonces rígido gris que identificaba a los germanos.
Para lograr este efecto sobre la maqueta existen varias técnicas conocidas por los modelistas, que podemos resumir en dos grandes líneas: el uso del pincel y el uso de aerógrafo (se pueden ver estas técnicas en Modelismo principiante). Ambas válidas, por cuanto en la realidad bélica ambas eran usadas ampliamente, ya que no todas las unidades tenían a su alcance un soplete y un compresor para pintar, ni tiempo para hacerlo.
Para el que quiera innovar, le recomiendo el uso de los pasteles a la tiza, con los que se logra un aspecto similar al aerógrafo de una manera mucho más rápida, sencilla y económica. Para ello lo único que debemos hacer es conseguir en una librería artística, distintas tizas de pasteles al agua, de diversos colores, en especial marrón, verde, negro, y gris, que son muy económicos. Luego rallamos la cuarta parte de los mismos sobre pequeños recipientes (tazones) y, con pinceles secos de tamaño pequeño y mediano de cerdas muy suaves, los vamos aplicando a nuestro gusto sobre la pintura de base acrílica, ejerciendo cierta presión para que se adhieran al acrílico de base. Es importante destacar que los pasteles a la tiza no se adhieren sobre pintura al óleo.
Al aplicarlo, efectuamos el tipo de enmascaramiento que más nos guste, siguiendo algún dibujo o foto que elegimos en nuestra investigación histórica.
Luego de aplicarlo, soplamos para eliminar los sobrantes. Si el color nos parece muy tenue, volvemos a aplicar nuevas pasadas de pasteles hasta lograr el tono deseado. Al finalizar le podemos pasar una capa muy suave de negro o marrón oscuro para unificar los tonos. En el caso de que el resultado no nos guste, podemos volver a pintar sólo el sector cuestionado y aplicar nuevamente los pasteles. De esta manera no se notará la diferencia con los sectores terminados.
Para resaltar los bordes o hendiduras, usamos el pastel negro, cuyas partículas se adhieren a estos contornos fácilmente.
Terminado el trabajo, con un lápiz común aplicamos grafito en los bordes y partes de mas desgaste, como manijas, pisos, palas, borde de orugas, etc., para aumentar el realismo.
Siempre conviene aplicar las calcas al terminar la pintura de base, pues luego, al aplicar los pasteles, vamos a lograr un conveniente envejecimiento de las mismas, acorde al resto del modelo.
Si deseamos, también podemos aplicar barro mojado (que preparamos mezclando tierra de maceta con un poco de agua), muy diluido con un pincel muy fino, en los bajos y las orugas, y esperaremos que seque para retirar los sobrantes.

Para cualquier duda nos pueden consultar a través de nuestro correo electrónico: navarro_hunzinger@yahoo.com.ar
Hasta la próxima entrega.





Volver


Novedades Fundasol leer mas

Fm Soldados

click aquí para escucharnos a través de tunein.com
Entra a ver los beneficios Suscriptores
Credito Full S.A.
Credito Full S.A.
Publicidad Sociedad Militar Seguro de Vida

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Cultura e Historia

Fundacion Soldados
Av. Santa Fe 4815 1º Piso,
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.CP: 1425
Nuestro horario de atención: Lunes a viernes de 9 a 17 hs
Nuestros teléfonos: (5411) 4346-6100 Interno: 1099 / 2874










diseño web: ana gallardo